COSAS EN LAS QUE NO CREO.

Soy escéptico. Por ello, no creo en el Gran Hacedor. Tampoco en cielos ni infiernos que no habiten entre nosotros.

Soy psicólogo. Por ello, no creo en el Alma, la Mente, la Psique…reediciones más o menos sofisticadas de la falacia dualista. Puestos a no creer, tampoco creo en ese cerebro de mala ciencia ficción al que apelan continuamente esa extraña especie de  los neurocientíficos (a partir de ahora “los neuras”), órgano que que se ilumina (léase «neuroimaginativamente») ora por mor del enamoramiento, otrora por un sarpullido místico, quizás mañana por un juego de azar y el mes que viene por un golazo del Betis….¡Un poco de respeto al segundo órgano favorito de Woody Allen!

Que el cerebro está implicado en todo lo que hacemos es evidente; que los neuras tengan la más pajolera idea de cómo funciona ese cacharro en cualquier conducta humana compleja (o animal) es otra cosa.  Por ello, apoyo el estudio serio y molecular que investigue los mecanismos y funcionamiento del sistema nervioso, pero rechazo las explicaciones reduccionistas , simplistas y excesivamente imaginativas de las conductas complejas de los organismos con capacidad de aprendizaje. Sería algo así como tratar de explicar el comportamiento de un ordenador sin conocer el software implementado y los datos introducidos. Y mientras que podemos predecir el comportamiento de una computadora si conocemos los datos introducidos y el programa en ella implementado,  resulta imposible saber lo que la máquina hará con sólo conocer su hardware.

La psicología, la buena psicología,sigue siendo la única ciencia que puede dar una explicación cabal del porqué nos comportamos de la forma en que lo hacemos. Porque como conductista creo que la conducta de un organismo es una materia a abordar desde una lógica, lenguaje y perspectiva no reductibles a otros niveles de explicación.

Soy profesor universitario dese hace más de 40 años, por lo que no creo demasiado en la Universidad, un sitio donde gente muy inteligente se reúne para hacer majaderías y discutir hasta el hartazgo de lo que carece de solución plausible. Un excelente sitio, eso sí,  para iniciar y mantener enemistades para toda la vida (debo ser un mediocre, porque creo que aún no he inspirado a nadie para tal fin), para alimentar egos mediocres y para perder la perspectiva entre tareas «burrocráticas».

COSAS EN LAS QUE SI CREO

A pesar de ser psicólogo, o como consecuencia de ello, creo en la posibilidad de hacer una Ciencia de la Conducta. Tal como yo la entiendo, dicha posibilidad pasa por eso que tradicionalmente se conoce como «Conductismo», palabra que levanta ampollas emocionales y tapona los «oídos cognitivos» a muchos pusilánimes dualistas y a cuanto analfabeto funcional se mueve por estos lares siguiendo consignas ajenas y que, a pesar de no haber leido una sola fuente primaria, sigue creyendo que sabe lo suficiente para criticar con ahínco esto que otros llamamos el Análisis de la Conducta.

También creo en la posibilidad de construir un espacio en donde puedan crearse ciudadanos más cultos, intelectualmente rigurosos, autocríticos y mentalmente autónomos. Y aunque opino que la Universidad Pública Española actual no es el mejor solar para construir dicho espacio…no tengo dinero para comprar otros terrenos….

Y como no, creo en el Amor, en la excelencia digestiva de la coca-cola y todavia, y muy a su pesar, en eso que tan mal hacen los políticos.

Bienvenidos a mi página personal