4 pensamientos en “La farmacopea es la solución…

  • 15/12/2009 a las 11:40
    Enlace permanente

    Lamentablemente, el sketch no está muy lejos de la realidad. Los psiquiatras actuales no hacen más que recetar «keosden» y «melasuda» con otros nombres, para tratar problemas de la vida absolutamente normales. Yo tengo amigos en paro, con problemas de hipoteca y en una situación económica desesperada, que están medicados hasta las cejas por el psiquiatra. ¿Qué fácil, no? El psiquiatra (mejor dicho, el camello legal) receta una droga a una persona trabajadora que sufre la crisis económica, y el sistema reabsorbe a las víctimas de la crisis del sistema medicalizando su problema.

    ¿Que te has quedado en el paro, has perdido tu casa y tu familia y no tienes ni para comer? No importa. El sistema te provee un psiquiatra que te sumnistrará una droga psicoactiva, como la cocaína o la heroína que puedes comprar en la calle pero más controlada, y todos felices. Así nos va.

    Responder
  • 20/12/2009 a las 03:13
    Enlace permanente

    ¿Mejor pagar 50 pavos para comprar un «mejor amigo» a la semana?

    Condenar la psicofarmacología no es la solución. Es más, me parece bastante retrógrada negar el avance que puede suponer para la humanidad. Se puede admitir que ahora mismo no es perfecta, pero como toda disciplina o ciencia se debe seguir investigando. Porque me parece que las primeras casas que se construyeron se caían cuando había un poquito de viento…

    Responder
  • 21/12/2009 a las 02:05
    Enlace permanente

    Anónimo, cierto es que condenar no es bueno, y que es muy probable que muchos medicamentos tipo «melasuda» sean beneficiosos en según qué casos. Lo que deja de ser beneficioso, para ser repugnante, es cuando el beneficio en sí, sobre todo en lo que pueda ser llamado medicina, no tiene nada que ver con la cura del cliente, sino más bien con la economía. Esas pequeñas cosas que nadie ve, pero que van sucediendo…

    http://lamelodiadelviolinista.viviti.com/entries/general/la-verdadera-mano-invisible-de-adam-smith (2008)

    Perdón por el «spam».

    Saludos.

    Responder
  • 25/12/2009 a las 23:20
    Enlace permanente

    No es diferente a lo que hacen muchos -muchísimos- psicólogos. Lo que pasa que cuando se hace con palabras y «buenos consejos» parece que queda mejor que si se hace con fármacos. Al final el engaño es el mismo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *