Las ideas sobre educación más extendidas (facil de elaborar y/o digerir) entre los progres (progre es a progresista lo que sociata es a socialista, es decir, lo que el salami es al jamón de bellota jabugino)pueden resumirse en dos grandes principios:
1) El aprendizaje tiene que ser un asunto básicamente divertido, suave, sin esfuerzo, cercano a los intereses naturales del sujeto.
2)Educar es básicamente una tarea cognitiva, esto es proveer al sujeto con la información pertinente con respecto al objeto de estudio
Así, el educador deberá limitarse a informar a sus estudiantes, y, a ser posible, en pequeñas dosis digestivas, lúdicas y, preferiblemente ,audiovisualizadas. Tales ideas tienen nombre y apellidos, y, en gran medida surgen en el contexto del paradigma dominante en la psicología educativa y de la educación: el constructivismo (por cierto: no se lleve a engaño el lector, en ese área de conocimiento no existe competencia, y el constructivismo dirige las cabezas de los alumnos y las oposiciones de los profesores en un auténtico régimen de «partido único»). El paradigma unico que alumbra a las mentes uniformadas de los responsables y teóricos educativos de nuestro pais suele oponerse como la alternativa progresista al viejo conductismo, paradigma canalla donde los haya, reaccionario, mecanicista, simplista y asociacionista. Vamos, que hay que tener bemoles para presentarse a unas oposiciones en el área de Psicología y de la Educación (y en otras…no nos engañemos) llamándose «conductista», que viene a ser lo mismo que «apestado por una suerte de simplismo dogmático y autoritario».
Sin embargo, puestas en acción las precedentes ideas cognitivas y constructivistas no parecen dar un resultado muy óptimo. Existe bastante unanimidad social -excepto, claro está, entre los implicados de una u otra forma en el «diseño» del sistema educativo- en el rotundo fracaso de nuestro sistema educativo actual. Nuestros jóvenes ni son mas cultos, ni más autonomos ni más civicos ni más responsables que antaño (Ojo: las ideas conductistas nunca fueron aplicadas: tanto los meapilas beatos del nacionalcatolicismo como los blandiprogres sociatas coincidieron en su visceral rechazo al conductismo).
Y, hete aqui, que las generaciones que entran en la universidad, a pesar de haber tenido un mayor acceso a la información que ninguna precedente, no parecen haber «procesado» mucha. Si les dibujas una gráfica en la pizarra, no saben interpretar un eje de coordenadas cartesianas, si les hablas de Aristóteles, Descartes o Kant ponen cara de no haber oido nunca sus mp3, y si le mencionas a Darwin, todos indefectiblemente creen, erroneamente,que el hombre es un descendiente de los actuales simios. Ah..y por cierto, siguen sin saber calcular un porcentaje. Tampoco son más educados: comen y beben en clase, charlan, entran en el aula para pedir unos apuntes, interrumpiendo al profesor y a los escasos compañeros que atienden con interés genuino por aprender. Por cierto, si tienes la mala suerte de que te programen las clases en viernes…la audiencia se te reduce a un 30% de la habitual en otros días.
Es posible que esta descripción resulte un tanto exagerada. Hay buenos estudiantes, que, a pesar del sistema, se esfuerzan por aprender cada dia un poco. Pero el problema se hace aun más dramatico cuando nos referimos a la tan cacareada «educación cívica», «educación para la vida»o, simplemente, «buena educación»
Resulta que en la época de la educación sexual y las campañas de reparto gratuito de condones, hay más embarazos no deseados que nunca y sigue muy alta la transmisión de enfermedades por via sexual. Resulta que tras decadas de coeducacion de géneros en la escuela, aumentan dramáticamente los casos de maltrato machista. Resulta que en la moderna escuela progre de asambleas y votaciones desde primaria….los matones de siempre siguen imponiendo su incompetencia intelectual a base de estacazos sobre los acosados compañeros más débiles…Y se siguen consumiendo estupefacientes y jodiendose cada finde un poco más el hígado con el alcohol., única forma de diversión conocida.

…/… (continuará)…/….

¿Reprimo o educo?: ¡Menos rollo….y más caña al pollo! (I)
Etiquetado en:                                

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *